Mi juego

El tiempo va a curar todo, estoy segura. No se cuánto tiempo me llevará curar todo lo que está hecho trizas en mi vida, tal vez sean unos días, quizás meses. Posiblemente toda la vida esté curando las heridas pero nadie puede afirmar o negar nada de esto, ni siquiera yo. No, ni siquiera yo soy dueña de mi propia vida, ni siquiera yo misma puedo curar mis propias heridas.

La realidad es que las heridas ni siquiera son mías, no pueden ser MIAS las heridas que yo no realicé. ¿Las propicié? Tal vez, pero no fui yo quien prendió el fuego, no fui yo misma la que incendió todo esto de adentro hacia afuera; algunas partes de mi ya son cenizas. Sólo puedo esperar que el tiempo pase y las llagas no se hagan mas profundas.

Lo que estoy segura que ya no voy a permitir es que quieran sanarme quienes provocaron todas estas heridas, no voy a dejar que tiren baldes de agua quienes hace un tiempo estaban ansiosos prendiendo los fósforos. Mucho tiempo permití que, quienes me quemaban, curen mis llagas...pero esta vez lo dejo todo en manos del tiempo.

¡Se que siempre me quejo del tiempo! que no me tira una buena carta nunca, que no frena cuando lo necesito y que no acelera cuando estoy apurada. Di vuelta el tablero,esta vez voy a jugar para el mismo equipo que el tiempo: si quiero que todo vaya mas lento, aprenderé a a disfrutar todo con intensidad, si necesito que todo acelere simplemente voy a dejar que todo pase y si quiero que mis heridas sanen voy a dejar todo en manos del tiempo. Dejo de correr, me paro para caminar a mi ritmo y aprender a disfrutar.

Que el tiempo haga lo que tiene que hacer, el tiempo es mas sabio que yo y lo viene demostrando hace varios incendios.  El tiempo va a seguir haciendo todo a su manera, esta vez yo juego a su favor. Ya no voy a pretender que me tire una buena carta ni el tiempo ni nadie.

Sabré caminar con mis heridas a cuestas, entenderé si me lleva mas de lo que espero sanarlas. Pero voy a empezar a disfrutar cada segundo, cada sonrisa, cada abrazo, cada rayo de sol en mi cara.

La diferencia entre gozar y padecer esta vez ya no corre por cuenta del tiempo, esta vez es mi juego. El tiempo no es amigo mío, nunca lo fue. Esta vez juego para su equipo, tal vez así dejen de pesar algunas piedras y dejen de quemar algunos incendios. Mi recompensa será levantarme un día y que no haya ninguna ceniza dando vueltas, ese día voy a entender que jugué bien, para el equipo correcto.



3 comentarios:

  1. "Tiempo al tiempo" decía con insistencia mi abuela cuando andaba con mal de amores.
    Y creo que son crónicas que van más allá de una tanga.

    Ánimo, Delfina.

    ResponderEliminar
  2. Todos morimos y renacemos muchas veces en la vida, el tema es que no queden secuelas y sigamos confiando en las cosas trascendentes y las personas, si hemos procedido bien que nos podrá dañar, en cambio si del otro lado ha sido al revés, cargará con el peso de su conciencia hasta siempre, por más que lo disimule.

    Al igual que vos, ahora por ejemplo estoy renaciendo nuevamente.

    Te vi un par de veces en las marchas, se nota que tenés buena madera, lo demás es irrelevante.

    Fuerza.

    ResponderEliminar
  3. Hay una frase q siempre me levanto durante mis malos momentos..te la regalo "..si la vida te da la espalda, tocale el culo.."

    ResponderEliminar