Hoy

A veces creo que te voy a extrañar toda la vida. No es fácil cuando las historias terminan. Más cuando terminan sin puntos, ni suspensivos ni finales.

Merezco alguien que me mire perdidamente enamorado. Exijo que me amen en cada rincón del espacio que habito. Quiero que me besen desde los ojos hasta los tobillos.

A veces pienso que tu recuerdo no se borra ni aunque vuelva a nacer. Pero soy prudencial al hablar de esto: tengo que hacerte desaparecer. Y esta vez, lo voy a hacer yo.

Un clavo SÍ saca otro clavo, SI se puede tapar el sol con un dedo y SI se puede nadar en contra de la corriente. Pero tengo que frenar con este método de superar historias que no llevan a ningún lado (por lo menos no a mi). Mis dedos ya se cansaron de tapar el sol y se me oxidaron los clavos, nunca supe nadar. Tengo que tomar medidas, diferentes a las que vengo tomando en mi vida.

Te voy a desintegrar de mis memorias mejor guardadas, no mereces ese espacio que ocupas. Tengo que desempolvar los rincones, tus promesas estando ahí junto a los tomos 1 y 2 de todas las palabras que dijiste en vano sólo juntan tierra y humedad en mi alma, en mis días, en mi vida.

Necesito un día abrir los ojos y que se haya borrado de mi memoria tu sonrisa. No porque alguien más me sonría, esta vez iba a ser porque YO quise que fuera así. Un día voy a preferir sonreír yo a ver tu sonrisa y ese día es hoy.

No necesito soñarte más, aspiro más alto ahora...tal vez algún día me entiendas, tal vez no. Pero ya saqué el dedo del reflejo del sol, ahora cierro los ojos e imagino una tormenta si la luz me molesta. Las soluciones ahora, parten de mi. No busco clavos para sacarte ¡No sos un clavo! Sos una historia que llegó a su fin antes del prólogo y sé que voy a leer ése prólogo las veces que sea necesario antes de entender que algunas cosas no llegan a ser y hay que aceptarlo así.

A veces pienso que es el final más largo que me tocó vivir pero no quiero enredar mis pensamientos en historias viejas, voy a seguir adelante porque ya lo decidí. 

Agarrar el volante de mi vida, aprender a manejar en el camino, si tengo que chocar y salir herida para aprender, lo hago. Nada me detiene en esta intermitencia que es tu existencia, nada me ata a este lugar de “ser algo” que dejó de ser hace tiempo.

Seguir adelante es una decisión que parte de uno y no tengo muchas opciones. Tengo que salir a tropezar conmigo misma en vez de quedarme aca enredada a vos y tu fantasma.

Vas a dejar de existir, no voy a nombrarte más y no voy a soñarte de nuevo, no voy a pensarte más ni intentar encontrarte de casualidad.

Voy a desempolvar todos los rincones y ordenar mis pensamientos, abrir para que entre un poco de sol y sonreír para que el espejo me devuelva un reflejo más positivo. El punto final que vos no te animaste a poner, lo pongo yo.  El punto final, lo pongo HOY.




No hay comentarios:

Publicar un comentario