No vas...

No vas a ver la luz. No vas a poder alimentarte del sabio cuerpo de tu madre. No vas a llorar a los gritos sacándome el sueño. No vas a abrir los ojos y ver a quién más te ama. No vas a agarrar mi dedo con tus frágiles manos. No vas a vomitar mis ropas ni ensuciar mis paredes. No vas a aprender jamás a caminar. No vas a tener tu primer plato de comida. No vas a saber usar una cuchara y un tenedor. No vas a enfermarte. No vas a hacerme enojar. No vas a hacer caprichos. No vas a tener tu primer día de jardín. No vas a esperar ansioso a Papá Noel. No vas a tener tu primer día en el colegio. No vas a ir a la bandera. No te vas a enamorar de tu seño. No se te va a caer tu primer diente. No te vas a enamorar, jamás. No vas a sufrir. No voy a poder aconsejarte. No te vas a emborrachar. No voy a quedarme despierta hasta que llegues. No vas a adolescer ni verme envejecer. No vas a hacer nada, porque ya hiciste todo. No vas porque no llegaste, pero viniste y no te fuiste más. No vas pero no te vas. No voy a decepcionarte, no vas a decepcionarte de mi aunque no estés porque estás aunque te hayas ido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario