Caminos.

¿Quién te hizo creer que lo que das no alcanza? ¿Quién se atrevió a reducirte a cero?

En un mundo tan abrumador y asfixiante, desde que abrís los ojos hasta que apoyas la cabeza en tu cómoda almohada.

¡El mundo es tan agobiante mi amor! No me dejes atravesarlo sola

Las personas te juzgan porque no caminaron ni medio centímetro de tu camino y sin embargo vos ahí, sin agachar la mirada. Tal vez un poco de tu coraje me serviría {tal vez no}.

Enseñame a sonreír entre tanta gente gris, todo lo que das es lo que necesito.

¡Vamos a desentonar un poco! Que suenen fuerte nuestras risas entre los bostezos.

Todos los estereotipos que existen y tantas personas sin encajar, mejor nos vamos a otro lugar. Que el aire vaya y venga, pero no me sueltes la mano aunque parezca que se avecina un tornado. Yo no sé qué vendrá después pero si viene y estamos juntos ¿Qué más da?

Tal vez caminar a la par este caos haga que las piedras pesen menos y que los baches sean más pequeños. En estas calles que nos toca recorrer, mi amor, caminar solo es tan angustiante…te invito a caminar conmigo aunque vayamos a distintos destinos.

No te dejes engañar por mi mirada ¡no puedo con todo! Soy más débil de lo que imaginas. Mirame, más allá de los ojos y acompañame en este trayecto que todos tenemos que recorrer… ¡tengo tantos miedos mi amor! No me dejes sola.

Tantas preguntas me inundan la mente que a veces no puedo pensar, pero sé que un abrazo tuyo calmaría mis mayores tsunamis. Dejemos de buscar, que dejarse encontrar es más hermoso y cuando nos encontremos sé que no vas a dejarme caminar este laberinto sola.


Nos vamos a encontrar en esta gran ciudad, riendo entre bostezos y desentonando entre tanta gente gris. Nos vamos a encontrar porque aunque el camino tenga baches y piedras, siempre se une con el camino de alguien más. Porque la vida es dura, y por eso no deja que la atravieses solo {no te voy a dejar solo}.